Cómo cambiar hastiadas paredes urbanas por un escenario lleno de vida

El Trampantojo es una técnica pictórica que intenta engañar la vista jugando con el entorno arquitectónico (real o simulado), la perspectiva y otros efectos ópticos, consiguiendo con técnicas tradicionales lo que hoy llamamos realidad aumentada.

Cual restaurador, el artista galo Patrick Commecy, también conocido como A. Fresco, encala distintas fachadas y medianeras, muchas veces olvidadas, con trampantojos que les brindan una nueva luz.

Cada lugar vacío supone un insesperado lienzo.

Cuidando armonía y conformidad, con una manera elegante y colores vivos, lo desocupado termina siendo vida.

En algunas circunstancias, busca dotar de uniformidad a sus obras emulando el resto de paredes de un edificio; en otras, incorporan personajes o libros célebres y trascendentes para la propia ciudad o la misma temática del mural.

Es verdaderamente sorprendente su papel transformador en los bulevares franceses.

Aquí encontramos la representación de 20 precursores del montañismo cerca de la primera “Oficina de Guías” con la panorámica del Mont Blanc. 

A priori puede parecer fácil, ¿no? Hablamos de tener la capacidad de que algo ordinario y lúgubre se convierta en vibrante.

Supongamos que estás fuera y llevas una temporada sin volver a casa, giras en esa esquina transitada que te lleva al centro y te encuentras esto:

Atrás quedo aquella fachada triste, ¿no te gustaría tener una sorpresa así esperándote en tu vueta a casa?

#FairSaturday

MÁS INFORMACIÓN

Frankie Magazine

Bored Panda

Viajeros por el mundo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *